Agenda una Llamada

y cuéntanos en que podemos ayudarte.

Clima Laboral

5 ventajas del proceso de inducción del personal

<span id=hs_cos_wrapper_name class=hs_cos_wrapper hs_cos_wrapper_meta_field hs_cos_wrapper_type_text style= data-hs-cos-general-type=meta_field data-hs-cos-type=text 5 ventajas del proceso de inducción del personal

Autor:

Buk

Las empresas que diseñan un adecuado proceso de inducción se benefician de múltiples ventajas, ya que consiguen que la integración de sus nuevos colaboradores sea mucho más fácil y rápida, lo que repercute en la motivación, productividad e incluso en el clima laboral de la organización.


En esta nota, te contaremos más detalles sobre los beneficios de este proceso. Pero primero, es importante dejar claro en qué se diferencian el proceso de la inducción y el onboading.

 

¿Cuál es la diferencia entre inducción y onboarding?

El proceso de inducción tiene una duración limitada a unos días, normalmente, una semana a lo mucho. Su objetivo es informar detalladamente al colaborador sobre todas aquellas cuestiones esenciales para poder empezar a trabajar en la organización. Es decir, se le indican los horarios, normas, organigrama, beneficios, entre otros. Aunque, también englobarían la dotación de los recursos y herramientas precisas para el desempeño de las tareas asignadas.

El onboarding, en cambio, se enfoca a la paulatina integración del nuevo profesional en la empresa en un sentido amplio, para que pueda adaptarse progresivamente a sus nuevas funciones y responsabilidades, al modo de trabajar de sus compañeros y líderes, así como a los códigos de convivencia explícitos e implícitos que distingan a la compañía. Por esta razón, requiere de un mayor tiempo y planificación que el proceso de inducción. Es relevante mencionar que el éxito de este depende del que alcanza el del onboarding. Por esa razón, ambos procesos han de plantearse de manera complementaria.

 

5 ventajas de la inducción

Una óptima inducción contribuye de diferentes formas al talento que está comenzado su nueva experiencia y, también, a la organización. A continuación, te compartimos las cinco ventajas más destacadas.

 

1-Motivación y productividad

 

 

Una buena formación acerca de las tareas a realizar y el funcionamiento de las herramientas de trabajo, facilita que el nuevo miembro del equipo se sienta seguro y útil desde el principio, evitando la sensación de estar perdido y ser un estorbo más que una ayuda.

En cambio, un proceso de inducción bien planificado para su puesto concreto de trabajo propicia que el colaborador asimile antes la mecánica de sus cometidos, que esté totalmente motivado desde el principio y pueda ofrecer pronto el rendimiento y la productividad que se espera de él.

 

2-Optimiza el tiempo de adaptación

 

 

Además, trazar una estrategia paulatina de asimilación hará que el colaborador pueda funcionar de manera autónoma mucho antes, reduciéndose así su periodo de adaptación a la organización, con lo que mediante una pequeña inversión temporal al principio, se obtienen grandes beneficios poco después.

Sin embargo, hay que considerar que precipitar el proceso de inducción provoca el efecto contrario al que se busca, al impedir que pueda desarrollarse una óptima curva de aprendizaje, lo que al final es más costoso en tiempo, recursos y dinero.

 

3-Retiene al mejor talento

 

 

Hay varios estudios que destacan que los colaboradores cualificados que deciden dejar sus empresas lo hacen, en su mayoría, durante el primer año. Con ello, vemos que para retener el talento es muy importante cuidar su adaptación desde el primer día, complementando los procedimientos para las inducciones con unos onboardings eficaces con el propósito de fidelizar a quienes te interesa tener en la organización.

 

4-Evita confusiones y malentendidos

 

Como bien sabes, los problemas de comunicación generan muchos conflictos en cualquier ámbito de la vida, incluyendo el laboral. Por ello, una información adecuada de normas, códigos o de incluso cómo se dicen las cosas en la empresa, impide que se produzcan confusiones y malentendidos.

 

5-Mejora el ambiente laboral

Precisamente, muy relacionado con el punto anterior, está la mejora en el clima laboral. Una inducción óptima permite que el nuevo talento asuma de manera adecuada sus tareas. Ello implica que no exista un sobreesfuerzo por parte de sus compañeros en tener que explicarle nuevamente el paso a paso para hacer sus funciones. Esto ayuda a que no se genere un ambiente de malestar o fastidio en el equipo.

Sin duda, es crucial que desarrolles una buena inducción para lograr que tu nuevo colaborador se adapte a su trabajo de manera eficiente. Pero recuerda que todo parte de un proceso de onboarding planificado y sólido. Hoy existen plataformas que pueden ayudarte con esta tarea. Buk, software integral de Gestión de Personas, contará con un módulo de Onboarding que te permitirá crear plantillas con tareas y hacer el acompañamiento correspondiente al talento que se está incorporando a tu empresa.


Además, Buk cuenta con las herramientas necesarias para gestionar a los miembros de tu compañía, potenciar las habilidades de tu equipo, atraer al mejor talento, comprometer a tus colaboradores y fortalecer la cultura de tu organización.
Conoce más de Buk aquí.

Artículos relacionados

❮ Volver al Blog