Gestión de personas

Importancia de la evaluación de desempeño laboral

<span id=hs_cos_wrapper_name class=hs_cos_wrapper hs_cos_wrapper_meta_field hs_cos_wrapper_type_text style= data-hs-cos-general-type=meta_field data-hs-cos-type=text Importancia de la evaluación de desempeño laboral

Autor:

Buk

A lo largo de los últimos años, la forma de medir la competencia en el trabajo ha ido cambiando. Así, mientras antes se medía la productividad de una persona únicamente por el número de unidades que pudiera generar por hora o la cantidad de servicios que pudiera vender a lo largo de una jornada o un mes, hoy en día se toman en cuenta otros factores.

Es por ello que resulta de vital importancia no solo medir los resultados de los trabajadores, sino poder evaluar correctamente el desempeño en conjunto, ya que conllevará una serie de beneficios para nuestra empresa, si analizamos de manera adecuada los datos.

 

5 ventajas de la evaluación de desempeño

Contribuye al desarrollo profesional del colaborador

Una de las principales motivaciones de los trabajadores es poder crecer, ya sea en el aspecto profesional y/o en el personal. Evaluar cuáles son sus mejores características dentro de la empresa, permitirá hacerle llegar una serie de consejos a nuestros trabajadores que les ayudarán a crecer como profesionales.

Siempre debe tenerse en cuenta cómo se comunican este tipo de anotaciones, para no causar un efecto inverso en el empleado. La finalidad de este mensaje debe ser motivacional, y no tratar de que trabaje más por el hecho de que “no está haciendo bien su trabajo”. Es recomendable, por lo tanto, resaltar los aspectos positivos, antes de meternos en los “peros”, y aunque se haga énfasis en la parte que se debe mejorar, no presionar en exceso.

Aumenta la productividad de tu empresa

Como consecuencia del análisis, podremos observar en qué puntos del proceso de nuestra empresa es mayor la ineficacia, y, por lo tanto, podemos aplicar mejoras en dichos aspectos. Puede darse esta situación respecto a la velocidad de producción, pero también en lo que respecta a los procesos que se utilizan en la actualidad para fidelizar a un cliente actual.

No siempre producir más o llegar a más gente es mejor, si no disponemos de los recursos necesarios para atender adecuadamente a los clientes actuales. No hay que olvidar que es mucho más complicado conseguir un usuario nuevo que mantener uno que ya haya usado nuestros servicios, por lo que disponer de una buena campaña de fidelización es realmente importante.

Genera espacios de comunicación

Es absolutamente imposible ponernos en el lugar de todos y cada uno de los empleados y/o de los clientes, por mucho que previamente analicemos a nuestro público objetivo. Por eso, dentro de la evaluación del desempeño debemos también preguntar a ambos perfiles qué mejorarían, para sentirse más cómodos o para evaluar mejor el servicio/producto, con el fin de que nos comuniquen sus necesidades.

Ya desde hace tiempo se ha dejado de crear productos en función de lo que la empresa piensa que el cliente va a desear. Ahora se busca directamente el feedback, centrando el desarrollo de las necesidades del usuario. Esto también se aplica a los trabajadores: cuanto más podamos adaptarnos a sus necesidades diarias, mayor rendimiento darán, disponer de unas condiciones laborales que cumplen sus expectativas y un ambiente de trabajo adecuado.

 

Aumenta la motivación y compromiso por la empresa

La evolución del desempeño también tiene la finalidad de aumentar la motivación y el compromiso con la empresa. Es importante ser transparente en lo que respecta a las condiciones laborales que se pueden ofrecer, para que no haya sorpresas inesperadas.

Es mejor comunicar a todo el equipo las necesidades pendientes e identificar lo que se puede cumplir y lo que no.

Prevenir y detectar problemas dentro de la empresa

Y por supuesto, por último, pero no por ello menos importante, una de las finalidades principales del análisis general del desempeño es identificar los problemas, para así prevenir los mismos.

Incluso en ocasiones nos encontraremos con otras dificultades, pero eso no quiere decir que no podamos reducir los efectos negativos que produzcan los mismos.

En este sentido, la herramienta más utilizada, universal por excelencia, es el análisis DAFO, siglas correspondientes a Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Mediante este análisis, podemos autoevaluar nuestra empresa, de forma que dejaremos plasmado cuáles son los puntos fuertes y débiles (factores internos) respecto a otros competidores, así como cuáles son las oportunidades y amenazas (factores externos) que nos ofrece nuestro sector.

Guía para la evaluación de desempeño

Artículos relacionados

❮ Volver al Blog